Un novedoso turismo: Viajar para estudiar.

Definitivamente cuando se menciona la palabra viajar, lo primero que se viene a la mente es visitar otro país para disfrutar de vacaciones y hacer turismo, o en todo caso viajar unos días por negocio o trabajo. Sin embargo, existen otras formas menos habituales de viajar y además de conocer el mundo adentrándose de un modo cercano a las diferentes y ricas culturas que caracterizan una región en particular. Nos referimos a los intercambios estudiantiles.

Este tipo de turismo diferente se realiza en principio por jóvenes que están en el último año de bachillerato y el cual aprovechan para perfeccionar sus estudios en otro idioma, viviendo en casas de familias que acogen a nuevos miembros para brindarles su cotidianidad.

student exchangeDe esta manera, el rico aprendizaje que obtienen los jóvenes va mucho más allá del aprendizaje académico que puedan obtener en las aulas de clase, sino que tienen la oportunidad de conocer el día y día y practicar el nuevo idioma con los acentos y particularidades tienen los lugareños.

Estos intercambios estudiantiles pueden hacerse de diferentes formas. Una de ellas es la inscripción en agencias especializadas que se encargan de los trámites respectivos para conectar a familias de diferentes países con necesidades complementarias. En este caso, ambas familias se responsabilizan en recibir un estudiante de otro país, mientras que el miembro de la propia familia también viaja. Así, el costo del viaje disminuye en gran parte, porque se asume los gastos de otra persona.

En otros casos, las familias prefieren no recibir a nadie en sus hogares, por lo que la agencia se encarga de conseguirse un hogar al estudiante que viaja. En este caso, la familia asume un costo mucho más elevado por el estudiante que viaja.

Servicios adicionales presentan un costo mayor, como por el ejemplo el hecho de colocar a un estudiante no solo en un hogar y una escuela, sino darle la oportunidad de realizar pequeños trabajos, con los cuales no solo obtiene una pequeña ganancia, sino que enriquece su experiencia de vida.